Inicio  >  Crónica del Food Technology Summit Argentina 2013: CONFERENCIAS GRATUITAS

Crónica del Food Technology Summit Argentina 2013: CONFERENCIAS GRATUITAS

 

UN ESPACIO DE IDEAS Y DEBATES

El auditorio de Conferencias Gratuitas comenzó la mañana con la presentación de los resultados del Programa Menos Sal Más Vida, del Ministerio de Salud, por el cual se busca disminuir el consumo de Sal de la población en su conjunto para reducir la importante carga sanitaria que representan las enfermedades cardiovasculares, cerebro vasculares y renales. La Lic. Paola Bichara, coordinadora del área de nutrición del Plan Argentina Saludable de la Dirección de Promoción de la Salud y Control de Enfermedades no Transmisibles del Ministerio de Salud, en su conferencia Menos es más: los resultados de una iniciativa detalló los dos componentes de este programa que integra a las empresas de alimentos en forma voluntaria: Concientización a la población sobre la necesidad de disminuir la incorporación de sal en las comidas; y Reducción progresiva del contenido de sodio de los alimentos procesados mediante acuerdos con la Industria. Especificó que la estimación del consumo de sal en Argentina es de 12 gramos por día, cuando la OMS recomienda no más de 5 g. En este sentido, “incentivar la disminución del agregado de sal en los hogares no alcanza ya que más del 60% de la sal consumida proviene de alimentos procesados”, dijo y agregó que “la reducción de 3 gr. de sal de la dieta de la población disminuiría en Argentina cerca de 6 mil muertes por enfermedad cardiovascular y ataques cerebrales cada año”. La industria alimentaria tiene un rol fundamental en esta iniciativa, que incluye cuatro pasos: 1) Diagnóstico de líneas de base, 2) Negociación de metas de reducción con las cámaras de los productos, 3) Firma de convenios de reducción voluntaria y progresiva de sodio, y 4) Evaluación y monitoreo.

En su primera etapa, el programa contó con la adhesión voluntaria de 31 empresas que fueron divididas por grupos de alimentos: Productos Cárnicos y derivados; Farináceos; Lácteos; y Sopas, aderezos y conservas. En total, se aplicó la reducción a 424 productos. Bichara indicó que “la reducción de sal en forma progresiva no es percibida por la población dado que los mecanismos del gustos se van adaptando”.
En cuanto al consumo de pan en Argentina, indicó que es de 70 kg por habitante por año, siendo un 95% pan artesanal y un 5% industrial. En este producto, el consumo de sal diario por persona es de 3,4 a 4,2 g/día. “Tenemos estudios locales de MS, INTI y FAIPA que nos avalan a reducir 1,5 g% el contenido de sal del pan sin que se perciba sensorialmente ni afecte las ventas del mismo”, explicó la licenciada.
Como conclusión, Bichara resaltó los resultados de un estudio de consumo de sal y precisó que:
• Hay conocimiento del problema de la “sal” aunque no así del “sodio”.
• Se cree que sólo las personas que consumen una excesiva cantidad de sal tendrían riesgos para la salud.
• Se desconoce que alimentos procesados son ricos en sodio.
• La mayoría de las personas no revisa la información nutricional y quienes lo hacen no la entienden.

Desafíos de la industria: en busca de un mejor posicionamiento, fue el tema de la conferencia que brindó a continuación la Ing. Mercedes Nimo -Directora Ejecutiva de COPAL- para plantear los desafíos de la industria alimentaria argentina en comercio exterior.
América Latina es la región que mayor crecimiento presenta en producción de alimentos, siendo el segundo exportador a nivel mundial. En cuanto a Argentina, se encuentra en el puesto número 11 del ranking mundial de exportaciones de alimentos y bebidas, y es el 5-7º productor mundial de alimentos. El 40% de la producción se destina al mercado exportador.
En 2011, tanto las exportaciones e importaciones de las economías desarrolladas disminuyeron, por lo que Nimo afirmó que “hay que apuntar todas las expectativas hacia los mercados emergentes”. Como dato, compartió que se exporta a 184 países pero solo diez de ellos concentran el 50% de los envíos. En una perspectiva a futuro, estimó que para 2050 habrá 9 mil 300 millones de personas en todo el mundo, siendo en Europa una población mayormente madura y más joven en América Latina. Es por este motivo que la especialista habló de Bono Demográfico: “encontrar oportunidades de mercado según evoluciona la población”.
Entre los factores que afectan la competitividad de la industria de A&B en Argentina, destacó: mercado laboral, situación fiscal y tributaria, mercado interno y externo, infraestructura, costos logísticos y de transporte, marco regulatorio, insumos y materias primas. También, afirmó que hoy “lo invisible comienza a ser cada vez más importante: los procesos de producción; el respeto por el medio ambiente; la responsabilidad social; el comercio justo; la información sobre el origen; el mayor cuidado de la salud: propiedades nutritivas, vida saludable; cambios en la composición de alimentos”. Y resaltó que “la calidad y el agregado de valor representan una oportunidad para mejorar la competitividad empresaria, para lo cual es necesario diversificar mercados y trabajar en acuerdos comerciales que faciliten el acceso de productos”.
“La industria se encuentra en un proceso de transición para pasar de ser parte del problema a ser participante en la solución. Implica un reposicionamiento del sector ante la sociedad”, expresó. Para ello, las acciones son: educación alimentaria; promoción de estilos de vida saludables; productos cada vez más personalizados, adaptados a las necesidades del consumidor; innovación y desarrollo. Productos con beneficios para la salud; trabajar junto a los Gobiernos para el desarrollo de legislación sensible a la industria; desarrollo del marketing responsable; y promover una clara y adecuada información al consumidor. Para finalizar, Nimo declaró que COPAL “estima que para el 2020 Argentina podría duplicar las exportaciones de alimentos procesados y bebidas, y cuenta con el desafío de poder alimentar a más de 650 millones de personas”.

Martín Casaccia, Máster en Marketing y creador del blog “Lo que otros ven” (dedicado al marketing, publicidad y nuevas tendencias en comunicación), fue el encargado de abrir la primera conferencia de la tarde para hablar de Influencia de las redes sociales: de Homero Simpson al Candy Crush. Realizó una cronología desde el año 1989 hasta la actualidad para representar el cambio de concepto producido desde un consumidor de medios (pasivo, espectador, que escucha) hacia un usuario de redes sociales (proactivo, creador, que dialoga). Para ello hizo un repaso, con ejemplos incluídos, desde la primera computadora hasta el ipad y los distintos canales de comunicación y dispositivos como internet, twitter, facebook o el teléfono celular, “hay que entender que detrás de las redes hay gente, no es solo tecnología”, dijo. También afirmó que hay “nuevas maneras de generar, distribuir y producir contenido que se basan en: Producción – Publicación – Distribución – Explosión”.
Casaccia explicó que antes “el contenido determinaba lo social, mientras que hoy lo social determina el contenido y los medios se alimentan de las redes sociales”. Teniendo en cuenta este cambio, expresó que hay una gran oportunidad para las marcas de alimentos de innovar con distintas acciones en las redes sociales, para lo cual deben cumplir con los conceptos que componen la palabra C.A.R.I.S.M.A: Contenido, Alcance, Relevancia, Identidad marcaria, Shareability (capacidad que tiene un contenido de ser compartido), Móvil (se tiene que ver y compartir a través de dispositivos celulares) y Acción.
Para finalizar, hizo hincapié en la importancia de preguntarse “¿Para qué quiero realizar marketing en las redes sociales?” y de esta forma seleccionar el medio y formato más acorde. Ante la evidencia de que el consumidor evolucionó, Casaccia dejó al auditorio una pregunta: ¿Nuestras marcas lo están haciendo?

La última presentación de Conferencias Gratuitas consistió en una Mesa Redonda moderadora por la Dra. Susana Gutt -Jefa de Nutrición del Hospital Italiano- que contó con la participación de la Lic. Cecilia Lorena Garavano -Coordinadora de Asuntos Científicos, Regulatorios y Nutrición para Cono Sur en Mondelēz International-, la Lic. Perla Manera -Directora asociada de Grupo Volman, Asesores en Nutrición-, la Ing. Romina Seselovsky – Consultora externa en I+D para Establecimiento La Cumbre- y el Ing. Ricardo Weill – Director Científico del Grupo DANONE para Latinoamérica-. El tema convocante fue Nutricionistas Vs. I+D+I: un espacio de debate, a partir del cual los especialistas respondieron algunas preguntas que, al finalizar, permitieron cambiar ese “versus” por un “más”. Estas son algunas definiciones:

- Cecilia Garavano:
“El sabor es condicionante para la elección de un producto por parte del consumidor y es lo que se va a privilegiar en todo desarrollo.
“Lo que tenemos que tratar es de sumar los aspectos nutricionales en función al momento del consumo”.

- Perla Manera
“Tratamos de analizar cuál es el tipo de alimento del que estamos hablando, si está dentro de las guías alimentarias tratamos de mejorarlo para hacer posible su elección para el consumo diario, si no se encuentra dentro de la gráfica de alimentos saludables veremos, junto con los desarrolladores, la posibilidad de agregarle valor mejorando la densidad nutricional. De no ser posible estas opciones, tratamos de hacer hincapié en el tema de la porción”.
“Hay que comunicar la verdad de una manera entendible para el consumidor, porque si éste no cree en lo que se le está diciendo, no lo va a elegir”.

- Romina Seselovsky
“Hoy el consumidor elige los productos para una determinada situación, ésta es una tendencia que el desarrollador debe tener presente al momento de pensar un producto”.
“El consumidor busca un alimento saludable pero a su vez indulgente, entonces nos obliga a pensar nuevos patrones”.
“Otro cambio que vemos es que el consumidor está más interesado en leer los rótulos, aunque todavía no está tan informado, se puede ayudar a esto desde el desarrollo de los packaging”.
“Como desarrollador de una Pyme es una ventaja trabajar en contacto con los proveedores de materias primas”.

- Ricardo Weill
“En el caso de la industria masiva se trabaja sobre dos lineamientos, por un lado la base nutricional del producto y por otro la adaptación con sabores aptos tanto para niños como para adultos, ya que el gran desafío es conseguir un producto que guste a ambos. La verdadera prueba no es con el consumo puntual sino cuando se reitera la compra”.
“Cuando se habla de rotulación es importante entender que es un contrato público que firma la empresa con cada dato que incluye, y tiene que tener un sistema de aseguramiento del control de beneficios para garantizar que lo que dice que tiene, realmente lo tenga. Es un tema clave que los nutricionistas deben tener en cuenta y exigir que se cumpla”.
“Si no podemos conseguir la palatabilidad y calidad nutricional de un producto desde su naturaleza, debemos hacerlo a través de la saborización, los estabilizantes o con los distintos aditivos”.

Susana Gutt, cerró la mesa y, con ello, la 4º jornada del Food Technology Summit Argentina con una afirmación: “si la interacción entre desarrolladores y nutricionistas en las empresas es como la de esta mesa, no tengo ninguna duda de que vamos a tener cada vez mejores alimentos para darle a la población”.

Volver a la Edición 2013

Crónica

Crónica del Summit

Testimoniales

Testimoniales de Asistentes
Testimoniales de Sponsors

DIPLOMA

RSS es un formato para la sindicación de contenidos de páginas web. Sus siglas responden a Really Simple Syndication

NOTICIAS

RSS