Inicio  >  Un evento que crece con el nivel de sus asistentes

Un evento que crece con el nivel de sus asistentes

 

En su séptima edición, el Food Technology Summit Argentina contó con la presencia de 1118 profesionales de la industria de alimentos y bebidas de todo el país. Se destacó por el nivel de calidad de sus asistentes que, durante todo un día, disfrutaron de una completa capacitación con destacados conferencistas que, tanto en el auditorio Summit como en el de Conferencias Gratuitas, analizaron los temas de actualidad y el futuro del sector. A su vez, el Área de Negocios fue el lugar para el networking y el encuentro distendido entre colegas.

SEÑALES DE UN MERCADO QUE CAMBIA

A sala llena, el ciclo de Conferencias Aranceladas que formó parte de la edición 2016 del Food Technology Summit, inició la jornada con la presentación de los profesionales de Innova Market Insights: Joanna Clifton -Analista de Marketing y Global Account Manager- y Jorge Sarasqueta -Director para Latinoamérica de Innova Market Insights-, quienes identificaron las “10 principales tendencias en la industria de alimentos”, a partir del análisis de los nuevos lanzamientos que se registran en el mercado y su impacto en el público:

1. Orgánico, limpio y sano: cuanto menos proceso químico mejor. La gente quiere comprender lo que está comiendo, por eso la tendencia se orienta hacia las “etiquetas limpias” con ingredientes reales, naturales y sencillos de comprender. En 2015 lo que más ha crecido en relación son los productos orgánicos, así como todos los “claims” relacionados con lo natural. En Latinoamérica esta tenencia es aún más marcada.
2. Libre de todo: lo orgánico es la cúspide en este sentido. El libre de gluten es el claim que más está creciendo (30% anual), y el libre de lactosa también casi a un 30% por año.
3. El efecto Flexitariano (vegetariano flexible): corresponde a la categoría de los que si bien comen carne tratan de reducir su consumo, lo que representa una enorme oportunidad para el mercado y la industria. 120 millones de personas en Estados Unidos declaran ser flexitarianos. Los lanzamientos de sustitutos de la carne se duplicaron entre 2011 y 2015, mientras que el crecimiento anual de sustitutos cárnicos en Latinoamérica es del 34%.
4. Procesar de manera natural (alta presión): se procesa en frío solo usando presión. Mediante este método se rompen las barreras celulares del producto y también de muchas bacterias, y se logra extraer los jugos de prácticamente cualquier alimento. Un 27% de los jugos lanzados en Europa en 2015 son producidos mediante el proceso HPP (producción de alta presión).
5. Luz verde para los vegetales: la gente quiere que la industria ponga fruta y verdura a todo, por lo que se registra una gran posibilidad de crecimiento de snacks saludables para la región.
6. Creación de un vínculo “real”: una de las claves es ser local y artesanal. 280% crecieron los claims de origen de los productos en 5 años.
7. Pequeñas empresas, grandes ideas: las grandes innovaciones surgen de las empresas chicas, porque están obligadas a innovar.
8. Más allá de los atletas: en todas las categorías de productos alimenticios, si se les agregan proteínas se venden más. Este consumo en los últimos dos años aumentó un 20% en Argentina, sobre todo relacionado con el mantenimiento muscular, saciedad y energía.
9. Excusas para la indulgencia: facilitar la “excusa” consciente que relacione salud con alimentación para la elección de un producto.
10. Sabores para nuevas experiencias: el cerebro percibe las texturas 25 nanosegundos antes que el sabor. Las empresas buscan fijar en nuestra mente estos conceptos, por eso los claims de texturas crecen mucho, incluso se presentan en letras más grandes que la propia marca.

La segunda conferencia de la mañana estuvo a cargo de Federico Fros Campelo, ingeniero industrial y consultor, especialista en el estudio de los procesos cerebrales involucrados en la toma de decisiones, quien se refirió a “la neurociencia aplicada al marketing de los alimentos”. El consultor destacó que “comemos por razones mucho más profundas de lo que creemos” y que, más allá del aprendizaje, existen vinculaciones en el cerebro entre lo que vemos y cómo actuamos. En este sentido, precisó que todos tenemos una “tendencia de fábrica” a pensar de determinada manera y que el marketing posee una gran capacidad para fijar, a través de la repetición, conceptos en los consumidores. En relación a los procesos cerebrales que caracterizan la toma de decisiones del consumidor actual, Campelo identificó los siguientes:

Todos preferimos lo supernormal: se refiere a aquellos estímulos capaces de tentar más de lo normal, estímulos a los que puede recurrir la industria de alimentos, por ejemplo, a través del packaging.
Nuestro cerebro tiende a quedarse con lo seguro: todos buscamos la certidumbre, por ello nuestro cerebro está preparado para inferir cosas en un esfuerzo por configurar una realidad que sea menos ambigua y muchas acciones de marketing se basan en este concepto.
Conocer qué nos hace humanos: como seres sociales inexorablemente queremos pertenecer y buscamos aprobación. Comemos para pertenecer a la manada y adoptamos gustos que no son propios.
Todos buscamos la novedad: romper expectativas e innovar puede no garantizar el éxito, pero mantiene la atención del público.
Sentimos atracción por lo “cachorril”: el cerebro humano busca cuidar a lo pequeño y esta característica es muy usada por el marketing de alimentos.
Buscamos un desempeño propio, autonomía, ser individuales: este proceso es el responsable de buscar mejorar, desarrollarse, crecer. Es por esto que cuando a un consumidor se lo estimula para hacer algo se capta su atención y en esto las redes sociales cumplen un rol fundamental, ya que logran el delicado equilibrio entre pertenecer y la individualidad.

Tras el almuerzo, Diego Bolson Ruzzarin, Diseñador de alimentos, CEO y fundador de Foodlosofia, brindó la primera conferencia de la tarde enfocada en entender la relación de los alimentos con las personas, los mercados, los sistemas, la tecnología y cómo todo eso resulta en diferentes productos y ofertas. De acuerdo con su visión, son tres los principios que guían el diseño de alimentos: puede mejorar nuestro relacionamiento con la comida; necesidad de un cambio de cantidad a calidad y de productos a experiencias de consumo; necesidad de mayor empatía humana en el diseño. Para pensar y debatir el futuro de los alimentos y su relación con los consumidores, planteó 20 puntos de interés que deben tenerse en cuenta:

Nueva Naturaleza: la evolución de los alimentos y los cambios que han vivido los productos, en relación a la uniformidad y las características más valoradas por los consumidores.
Industria Vs. Artesanal: el consumidor quiere contacto con lo natural. Pero lo natural tiene imperfecciones y no es lo que éste espera. El acercamiento a lo natural tiene que ser a través de la industria.
Alimentos de moda: la moda ha hecho un gran trabajo con la estacionalidad, pero la industria alimentaria se ha separado de ese ciclo natural.
Cena en casa: para la generación de la triple pantalla ya no es importante la mesa para comer. Hay que pensar en el diseño de la comida para un futuro donde la mesa no será protagonista.
Banalización de las ocasiones: se pierde el sentido de los alimentos, por ejemplo, la gran disponibilidad hace que sea muy fácil consumir torta aunque no se festeje un cumpleaños.
Des Regulación: hay que repensar las tres comidas diarias. Los nutricionistas recomiendan que debieran ser cinco o seis.
Solo social: hay que tener en cuenta que hoy se pueden tener momentos sociales estando solo comunicados por vía virtual.
Lo hecho en casa, fuera: el hecho en casa hoy muchas veces se encuentra en la calle.
De dónde viene el placer cuando comemos: placer cualitativo en lugar de cuantitativo. Diseñar la experiencia del consumo en la experiencia del consumidor.
Alimentos líquidos: crecimiento de los alimentos en estado líquido.
Más allá del sabor: el ritual muchas veces es la experiencia.
La comida como medio social: debe tener un rol más activo. Juntarse con amigos y familia en general es para comer. El rol de la comida como detonador de la socialización.
Modernización de los exóticos: lo exótico no como nicho sino como algo más relevante.
Corporate Street: necesidad latente de mejorar la relación entre lo que pasa en la calle con lo que pasa en la industria.
I-Fit: alimentos amigables con los nuevos hábitos derivados del uso de la tecnología.
Artesano masivo: las variaciones y la no uniformidad son partes esenciales de la comida. Los estímulos repetitivos pierden efectividad.
Diseño saludable: la salud se concibe como un estilo de vida, que no es posible alcanzar solamente mediante el impacto positivo de los ingredientes de los alimentos.
No disruptivo: la relación entre los humanos y la comida es muy íntima, por eso se debe tener prudencia al momento de innovar, “99% de convenciona / 1% de novedad”.
Democratización de la calidad: uno de los retos más grandes, el acceso a la comida de calidad por parte de la gente de escasos recursos.
Comida como lección de vida: transmitir conocimientos de cocina entre generaciones.

La conferencia que dio cierre al Congreso Internacional estuvo a cargo de Mike Lee, Fundador & CEO The Future Market & Studio Industries, quien se refirió al “Futuro de la innovación, nuestro alimento en el año 2065”. El especialista invitó a rehusarse a aceptar lo establecido y a pensar en un futuro distinto, “¿dónde está la innovación en los alimentos? La industria se ha olvidado de soñar”. En este sentido, precisó que las principales 25 empresas alimenticias de los Estados Unidos han perdido el equivalente a 18 mil millones de dólares en participación en el mercado desde 2009, mientras que solo en 2015 las empresas pequeñas y medianas de tecnología de alimentos atrajeron inversiones por 4.600 millones de dólares, y comparó lo que sucede en la industria de alimentos con lo que fueran los inicios de Silicon Valley, “los alimentos son la nueva internet”. Se refirió al trabajo que realiza en “Future Market”, un local conceptual enfocado en apoyar proyectos de innovación bajo la consigna de pensar mucho más allá de lo que puede ocurrir mañana, donde se construyen productos y experiencias conceptuales. “¿Cuáles son las ideas que definirán la comida en 2065?”, se preguntó Mike Lee y destacó la necesidad de “contemplar un plazo de estas características porque permite pensar realmente en un cambio de estructuras”. Las ideas centrales presentadas por el especialista fueron: Producción distribuida: tendencia a la descentralización, se verá mucha producción de vegetales que se cultivan y cosechan cerca, en los mismos centros de consumo; Hiper customización: todos tenemos respuestas distintas ante el consumo de alimentos y hoy es posible “mapear” estos comportamientos, lo que constituye un primer paso hacia la posibilidad de generar alimentos totalmente personalizados; Cero desperdicio de alimentos: se producen alimentos suficientes para abastecer a todo el mundo, solo hay que eliminar los desperdicios; Cero desperdicio de packaging: 33 millones de toneladas por año de desperdicios. La mayoría de los mismos son plásticos. Se está avanzando en la construcción de envases biodegradables; Sector minorista más inteligente y más rápido: la gente quiere experimentar la compra de alimentos conociendo el origen y producción de sus productos; Proteínas alternativas: con los mismos recursos que se puede producir un gramo de carne se producen 58 de vegetales. Hay un gran tema con la sustentabilidad de la industria cárnica. Plantas, insectos y la agricultura celular se presentan como las fuentes alternativas de proteínas más prometedoras. “El futuro tiene que ver con empresas grandes y chicas trabajando juntas. Todos estamos viajando a través del tiempo. Hagamos del futuro un lugar que desearíamos visitar”, concluyó Mike Lee.

 

APLICACIONES PRÁCTICAS PARA UNA MEJOR INDUSTRIA

En paralelo al Summit, se desarrollaron seis exposiciones en el auditorio de Conferencias Gratuitas, que captaron el interés del público profesional con temas de actualidad. Durante la mañana, cuatro representantes de la industria plantearon tendencias y nuevas aplicaciones. En primer lugar, María Isabel Terreni -especialista de Servicios Técnicos en Cargill- presentó “El desafío de sustituir ingredientes tradicionales en la industria”. Ante una diversidad de escenarios que incluye las modificaciones en las legislaciones (límites en calorías, azúcares, grasas y sodio), un consumidor más informado, segmentos en crecimiento (flexitarianos, veganos, celíacos), y un mercado con precios volátiles, Terreni planteó que la tendencia para los desarrolladores es encontrar productos que reemplacen ciertos ingredientes. En el caso del azúcar, una opción es el Eritritol, perteneciente a la familia de los polialcoholes, que todavía no está muy difundido en Latinoamérica pese a sus características nutricionales. “Es un ingrediente natural con bajo valor calórico, al igual que su índice glucémico, tiene una excelente tolerancia y no favorece la producción de caries”. Su aplicación puede ser en gomitas sin azúcar, chicles grajeados, chocolates, galletas y lácteos, entre otras. Por otro lado, el reemplazo de grasas está dado por la búsqueda de ingredientes que sustituyan las saturadas, trans y las parcialmente hidrogenadas. “El desafío está en desarrollar una grasa que tenga un bajo contenido de saturado pero que a temperatura ambiente tenga una textura plástica y sólida que sea funcional para la aplicación”. En cuanto al huevo, indicó que las razones para su reemplazo son: microorganismos patógenos, control de grasa y colesterol, alérgenos, influenza aviar, y sus costos de manufactura (almacenamiento, limpieza de equipos, vida útil de los productos, control sobre fluctuaciones de precios). “En este caso se debe generar un sistema donde cada uno de sus ingredientes suplan las características que tiene el huevo (color, sabor, textura que ofrece al producto, contenido de proteínas). En pruebas realizadas con una reducción del 30% de huevo en un budín, se observó que se conserva más húmedo y suave por más tiempo”. Por último, se refirió al reemplazo en lácteos: “se trabajó en el desarrollo de un almidón modificado específico para sustituir grasas en yogures, y los resultados comparativos fueron que se logró una viscosidad, sabor y cremosidad muy similares a las del yogur entero”.

A continuación, Caroline Pelegrini -Gerente de Desarrollo de Mercado para Brasil y Cono Sur en DSM Nutritional Products- habló sobre “El rol de la industria en la lucha contra la malnutrición”. A partir de la sorprendente cifra de 3.102.500 niños que mueren por desnutrición cada año en todo el mundo, y ante la deficiencia de micronutrientes como hierro, iodo, vitamina A y D, Caroline resaltó la importancia de fortificar los alimentos. Destacó la eficacia de los programas de fortificación de harinas para reducir la deficiencia de hierro y anemia en niños en Venezuela; de disminución de defectos del tubo neural con fortificación de harina con ácido fólico en Chile; y de fortificación de azúcar en Centroamérica. Afirmó que “fortificar un alimento influye un 1% en el costo total del producto, en cambio permite bajar significativamente el costo de la salud pública ya que la población de bajos recursos tendría acceso a una alimentación de mejor calidad”.

“Ingredientes que dan salud y belleza a la piel” fue el tema presentado por Juan Manuel La Camera, Soporte técnico y Técnico de Aplicaciones en Rousselot. Se centró en el crecimiento del uso de nutricosméticos, impulsado por las exigencias de los adultos mayores, los factores ambientales y sociales. “El colágeno está reconocido por un 70% de los consumidores como beneficioso para la piel y lo primeo que buscan es que sean productos con ingredientes naturales”, expresó. En este sentido, resalta los péptidos de colágeno que no tienen ningún tipo de agregado y se pueden incorporar, por ejemplo, a gelatinas, panes, chocolates y gomitas azucaradas. “El claim a utilizar debe ser ayuda a… disminuir la cantidad de arrugas, mantener la elasticidad de la piel, etc.”, expresó e indicó que “belleza desde el interior, efectos anti edad y mayor rendimiento deportivo son los principales beneficios de los nutricosméticos”.

La jornada de talleres finalizó con la exposición de Rogelio Gómez, Director Técnico de Sensient Colors, que trató sobre el “Uso de colorantes sintéticos y naturales en la industria de alimentos y bebidas”. Según estudios, el consumidor decide la elección de un producto en un máximo de 90 segundos y, en este sentido, el color es un decisor fundamental. “Es un indicador a prestar atención ya que cualquier sustitución de ingredientes influye en el color, al mismo tiempo existe una regulación muy estricta pero no homogénea sobre el uso de colorantes sintéticos y/o naturales en cada país o región”.

Por la tarde, los temas de seguridad alimentaria y etiquetado nutricional fueron los protagonistas. Para comenzar, Graciela Perelli, consultora especializada en Calidad e Inocuidad Alimentaria, compartió “Soluciones a cuatro problemas clave en inocuidad y calidad alimentaria”:

- ¿Son claros los conceptos de Calidad e Inocuidad?: “la inocuidad es uno de los cuatro grupos básicos de características que junto con las nutricionales, organolépticas y comerciales componen la calidad de los alimentos. Para cumplir con un control integral de la inocuidad de los alimentos a lo largo de las cadenas productivas se ha denominado de manera genérica la expresión: de la granja y el mar a la mesa. La trazabilidad es fundamental para lograr este objetivo”.
Fraude Alimentario: “se comete cuando, con ánimo de lucro, se colocan deliberadamente alimentos en el mercado con la intención de engañar al consumidor. En este sentido, tienen como consecuencia una pérdida de confianza del consumidor en la cadena de producción de alimentos. Cuando pueden originar riesgos para la salud de los consumidores, se convierten en un problema de Inocuidad”.
Manejo de alérgenos: “los ocho alimentos principales identificados por FDA que pueden contener alérgenos son: leche, huevos, pescado (por ejemplo, perca, lenguado, bacalao), crustáceos (por ejemplo, cangrejos, langostas, camarones), frutos secos (por ejemplo, almendras, nueces, pacanas), maní/cacahuate, trigo, y soja. El enfoque para manejo de alérgenos en planta deberá seguir los siguientes criterios: Materias Primas / Ingredientes Químicos Sensitivos / Plan HACCP – Revisión de Materias Primas / Contaminación Cruzada en Planta (Limpieza, Reproceso, Almacenamiento) / Aprobación de Proveedores / Control de Fórmulas y Reformulaciones / Etiquetado/ Concientización del Personal (Capacitación).
Reducción de errores, Indicadores y Capacitación del personal: “lo que no se mide, no se controla; y lo que no se controla, no se corrige. En este sentido, los indicadores de desempeño son una herramienta de información cuantitativa que permiten tomar decisiones. Por otro lado, el éxito o fracaso de la compañía depende en gran medida del talento del equipo. Las bases de un buen programa de capacitación son: Diagnóstico, Establecer metas para la capacitación e inversión, Seleccionar cursos y empleados, Realizar cronograma, Revisar logística, y Evaluar”.

En el final de la jornada, los profesionales asistieron a la conferencia “¿Qué hay de nuevo y cómo lo comunicamos?” en la que Clara Giudice -especialista en Asuntos Regulatorios y directora de la consultora FKI- y Marcela Leal -Directora de la carrera Licenciatura en Nutrición de la Universidad Maimónides- compartieron las novedades en regulación de etiquetado nutricional. Clara Giudice remarcó las Tendencias regulatorias en etiquetado:

1. Etiquetado nutricional adicional (semáforos nutricionales, símbolos, advertencias): su importancia está dada por el aumento de la obesidad y se requiere, principalmente, para los alimentos procesados y ultraprocesados. Según los países, se utiliza para la sal/sodio, grasas saturadas, azúcares totales, calorías, grasas totales, azúcares añadidos y otras grasas. En Argentina destacó la implementación del Programa Nacional de Alimentación Saludable y Prevención de la Obesidad que, entre sus estrategias, cuenta con definir límites máximos de azúcares, sodio y grasas, y un etiquetado con rótulos frontales que indiquen componentes de interés (azúcares, sodio, etc.).
2. Advertencias de seguridad para grupos poblacionales específicos (alergias alimentarias, intolerancia a la lactosa): según los países se menciona la presencia intencional, posibilidad de contaminación cruzada o la ausencia de ingredientes que pueden causar problemas a la salud del consumidor.
3. Declaraciones de propiedades nutricionales y saludables: en la región se están realizando aprobaciones de claims saludables innovadores, actualizaciones de condiciones de uso, revisión de elegibilidad, y regularización, entre otras acciones.

A su turno, Marcela Leal afirmó que en la actualidad “las etiquetas nutricionales son consideradas vitales para que el consumidor realice una compra más adecuada y, a su vez, son una herramienta de marketing para la industria alimentaria”. Según encuestas realizadas a los consumidores en distintos países, un 62% presenta algún grado de dificultad a la hora de entender la información nutricional, y la mayoría expresó observar principalmente las calorías del alimento (35%), mientras que solo un 6% dijo leer los datos de porción y proteínas. “La compra consiente de un producto depende de que las indicaciones del contenido, composición, caducidad, peso y precio puedan ser leídas. Estos datos son de mayor importancia cuando se trata de alergias, diabetes, etc.”, indicó Leal.

UN LUGAR DE ENCUENTRO

El Área de Negocios contó con la presencia de 21 empresas que presentaron en sus stands las últimas novedades y degustaciones de sus productos. Estuvieron presentes como Sponsor Platino: DSM y Sensient Colors; como Sponsor Oro: Basf, Cargill, Corbion, IFF, Itza, Roha, Rousselot y Tate & Lyle; y como Sponsor Plata: Brenntag, Cordis, MCasabb, El Bahiense, Fryma, GS1, MITA y Pure Circle. Y como expositores: Carmi Flavor, I-Flow y Gelfix.
Al finalizar la jornada, todos los asistentes compartieron el cóctel de cierre, sponsoreado por DSM y Sensient Colors, en el que se realizaron sorteos y se brindó por una nueva edición del Food Technology Summit Argentina en el que quedó demostrado el interés de los profesionales de la industria por contar con capacitación de calidad dentro de un ámbito distendido donde se privilegia el encuentro entre colegas.

¡Los esperamos el próximo año para compartir una nueva edición!

Grupo Linkedin Sidebar

RSS es un formato para la sindicación de contenidos de páginas web. Sus siglas responden a Really Simple Syndication

NOTICIAS

RSS